Resignificación Integrativa del Dolor.

(R.I.D.)

Del dolor físico a la Transformación Interna

¿Porqué persiste el dolor y los síntomas?

“Salir del laberinto del Dolor”

 

Comprender la relación entre el dolor físico, las emociones y la personalidad

para sanar de raíz.

Lic. Sebastián Cillo

Kinesiólogo Fisiatra U.B.A  M.N 11261

Ex-docente Integración Psicosomática, Universidad Maimónides

 

¿Por qué puede persistir prolongadamente el dolor músculo-esquelético?

 

El dolor crónico músculo-esquelético es en la actualidad un problema que alcanza proporciones epidémicas en todo el mundo.

Aunque constantemente se siguen desarrollando nuevos métodos terapéuticos y costosas tecnologías diagnósticas, la cantidad de personas que  padecen dolor músculo-esquelético y los trastornos asociados que esto conlleva (depresión, stress, ansiedad, limitación funcional y ausentismo laboral entre otros), van paradójicamente en aumento.

 

Existe sin embargo desde hace más de tres décadas una concepción revolucionaria, aunque aún poco difundida, sobre el origen del dolor crónico.

 

Según el Dr. John Sarno Médico Fisiatra, del Rusk Instiute of Rehabilitation de New York un catedrático que ha investigado el tema durante décadas y tratado con éxito a miles de pacientes, afirma que la mayor parte de los pacientes que padecen de dolor crónico músculo-esquelético como lumbalgias, dolor ciático, cervicalgia, cefalea tensional, dolores articulares inespecíficos, fibromialgia y  dolor de la articulación témporo- mandibular entre otros, padecen en realidad de un trastorno o afección mente-cuerpo (psico-somático) que  denominó (S.M.T) “Síndrome de Miositis Tensional”.

 

En estos casos el dolor persistente no se debería a las causas estructurales a las que suele atribuirse el origen del dolor y que suelen informarse en los estudios por imágenes como radiografías o RMN (Resonancias Magnéticas Nucleares).

 

Para el Dr. Sarno el hallazgo de protrusiones discales en la columna, signos de artrosis, desviaciones moderadas de las curvas (escoliosis, lordosis, asimetrías etc.), rupturas parciales (como las del manguito rotador, meniscos, etc.) y  algunas calcificaciones (espolones y calcificaciones tendinosas) serían hallazgos normales en la mayoría de la población y no constituirían la causa del dolor y tensión que padecen estos pacientes.

 

Esta afirmación está avalada por estudios científicos que mostraron claramente que personas sin dolor lumbar  presentaban protrusiones y herniaciones discales en las Resonancias Magnéticas

Nucleares.

La misma falta de co-relación entre el dolor y los hallazgos en estudios por imágenes se demostró entre el dolor lumbar y  signos de artrosis.

 

¿Qué es un trastorno mente-cuerpo?

 

Este es un término que se está comenzando a utilizar en las nuevas corrientes de medicina para dar cuenta de que existen trastornos físicos reales y síntomas que tienen en realidad un origen psicológico (con el cerebro como intermediario), en vez de un origen estructural u orgánico.

 

Actualmente se sabe con certeza que en la persona con dolor crónico (de más de seis meses de duración de forma constante)  se producen alteraciones en el cerebro, implicando áreas emocionales,  cognitivas, de memoria y sobre todo áreas que están implicadas en una mayor respuesta de stress.

 

Hoy se puede afirmar con numerosa evidencia científica, que el dolor crónico es un fenómeno multi-dimensional en donde tanto el cerebro, las emociones y dinámicas psicológicas están fuertemente implicadas; estas últimas afectan enormemente  la cantidad y la forma en las que le paciente experimenta su dolor.

 

¿Cuál es entonces el mecanismo que causa el dolor?

 

Para Sarno y su equipo el dolor se debe a una vaso-constricción mediada por el sistema nervioso autónomo (sistema simpático) lo que llevaría a un menor flujo sanguíneo en algunos tejidos como  músculos, tendones y hasta nervios, que por esta falta parcial de irrigación  y oxígeno comienzan a

doler (o adormecerse si está implicado algún nervio).

 

¿Qué tienen que ver las emociones y los pensamientos en este mecanismo?

 

La explicación psico-somática o mente-cuerpo para este fenómeno es que ante emociones que nos resultan conflictivas o dolorosas de experimentar en nuestra psique, el cerebro decide protegernos  de dichas emociones generando  dolor físico y tensión para distraer nuestra atención consciente hacia estos síntomas  y dejar así la emoción conflictiva en el subconsciente.

 

Así por ejemplo, si alguna situación me genera stress como una discusión con mi jefe, probablemente se activen en mí emociones  intensas, muchas veces inconscientes (Sarno enfatiza el enojo o rabia) que pueden prender las alarmas de mis defensas psíquicas y desencadenar este mecanismo de generación de dolor para tapar u ocultar total o parcialmente esas emociones.

Como resultado, posterior o inmediatamente a la “discusión con mi jefe” puedo comenzar a padecer dolor y tensión en mi zona lumbar por ejemplo, sin una causa física concreta.

También suele ser frecuente que los dolores y otros síntomas comiencen un tiempo posterior a eventos traumáticos o muy estresantes en la vida de la persona.

 

 

Pero, …¿el dolor es real?

 

Sí, es real y se manifiesta en el cuerpo.  El SMT es un fenómeno psico-físico que genera tensión en la musculatura y dolor en los tejidos blandos de la zona afectada, pero que no se debería a causas  estructurales subyacentes (artrosis o protrusiones).

El origen está en el cerebro y para Sarno este mecanismo es reversible y la mayoría de las veces

curable.

 

¿Es un trastorno psicológico?

 

No. Para Sarno este mecanismo es universal. Se da en personas normales, bien adaptadas socialmente, pero que poseen una personalidad característica:

 

•    Son perfeccionistas y muy auto-exigentes;

•    Tienden a complacer siempre a los demás y están muy atentos a la crítica.

•    Internalizan las emociones.

•    Poseen también estándares éticos muy altos y

•    Tienden a pensar y preocuparse mucho por ser efectivos en sus tareas y responsabilidades.

 

Todos estos rasgos de personalidad hacen que  generen altos niveles de stress y un continuo control  sobre emociones que se evalúan subjetivamente (y de forma casi automática) como conflictivas o  peligrosas de sentir. Esto puede incluir la rabia, la tristeza, la angustia, el miedo, la vergüenza y la culpa entre muchas otras.

 

Para Sarno estas emociones están en el inconsciente y es de su emergencia de la que nos defendemos

con el mecanismo del SMT.

 

 

¿El SMT se expresa sólo como dolor músculo-esquelético?

 

Si bien el dolor es una de las principales expresiones de este síndrome, éste se ve asociado  frecuentemente con otras dolencias crónicas que se denominan “Equivalentes de SMT” como:

 

•    gastritis,

•    colon irritable,

•    erupciones cutáneas,

•    fibromialgia (sería una forma severa de SMT)

•    trastornos de ansiedad

•    bruxismo,

•    insomnio

•    migrañas

 

También se consideran equivalentes otros síntomas asociados al stress  como ataques de pánico, depresión, fatiga crónica etc.

Para el Dr. Sarno todas estas dolencias están mediadas por la misma parte del cerebro (hipotálamo y sistema simpático) y cumplen, al igual que el dolor músculo-esquelético, la misma función de mantener nuestra atención presente lejos de las emociones conflictivas.

 

 

¿Cuál es el tratamiento?

 

El SMT es un trastorno mente-cuerpo por lo que el tratamiento más efectivo para estos pacientes, cómo fuera comprobando Sarno con los años, es de índole psico-educacional- informativo y requiriendo sólo en casos severos (traumas importantes, depresión asociada, o historia de abuso) psicoterapia en forma simultánea.

El Dr. John Sarno tras años de no obtener resultados con los métodos convencionales comenzó a  percatarse que cuando se les explicaba el mecanismo subyacente a sus pacientes y se los informaba  adecuadamente sobre la verdadera raíz mente-cuerpo de sus afecciones, comenzaban a tener menos  dolor; muchos incluso revertían totalmente síntomas de años y hasta décadas de duración.

 

La vuelta al movimiento

 

También gracias a esta psico-educación que Sarno brindaba  a sus pacientes, estos retomaban gradualmente actividades físicas y recreacionales que habían restringido por su dolor constante.

 

Así, como parte fundamental del tratamiento se busca cortar progresivamente  el círculo vicioso del miedo a moverse (llamado técnicamente kinesio-fobia)  en el que suele quedar atrapada la persona  padeciente por creer tener un problema  estructural como una hernia discal.

Este círculo vicioso dolor-meido-dolor, podría ponerse en palabras simples: “si me muevo  menos, se genera más tensión y dolor por mayor rigidez,  por lo que luego me muevo menos, por lo que se genera más tensión y dolor …..  y así sucesivamente.)

 

 

¿Son útiles el masaje, las técnicas manuales, posturales y otros abordajes físicos?

 

En este caso estas técnicas generan un alivio temporal y parcial del dolor, ya que pueden mejorar la irrigación (que se ve disminuida en el SMT) y flexibilizar los tejidos, pero a los pocos días o semanas el dolor retorna o no se termina de ir totalmente.

Recordar que el verdadero origen del dolor es un mecanismo mente-cuerpo y es desde ese ámbito en

donde el tratamiento resulta efectivo.

 

Importante: Si se padece SMT, seguir buscando medios físicos ya sean convencionales o alternativos  para aliviar el dolor sólo refuerza en la persona  la idea de que su problema está en el cuerpo alejándolo de la posibilidad de solucionarlo en el nivel que se genera realmente: (en la mente o interfaz mente-cuerpo)

 

¿Cuáles son las técnicas y herramientas empleadas en el tratamiento?

 

•    Lo primero es realizar el diagnóstico correcto y esto implica ser evaluado por un médico para  descartar cualquier patología grave que requiera una intervención médica orgánica cómo tumores,

infecciones, fracturas, osteoporosis severa, hernias discales severas, o trastornos auto inmunes  (reumáticos).

 

•    Posterior al diagnóstico, se realizan  programas psico-educacionales  que constan de unas seis a ocho semanas de duración.

 

•    Se brinda información que las personas reciben por distintos medios (videos, libros y seminarios explicativos).

 

•    Se diagrama una práctica diaria de escritura terapéutica (Journaling) a través de cuadernos de ejercicios  específicos y  diseñados para trabajar sobre la relación mente-cuerpo y la desactivación de los mecanismos que llevan al SMT.

 

•    Se utilizan herramientas complementarias como Mindfulness, Entrenamiento Autogénico y Relajación Muscular progresiva entre otros,  dependiendo el contexto y el background psico-social del paciente

 

•    Se trabaja en conjunto con psicólogos y psiquiatras que supervisan y evalúan la necesidad de realizar intervenciones o tratamientos  psicoterapéuticos en el caso que se requiera o cuando los síntomas no remiten con el tiempo.

 

Desde que  el Dr. Sarno desarrollara su teoría por la década del ochenta  tratando desde entonces hasta la actualidad  miles de pacientes con éxito, se ha expandido exponencialmente el número de profesionales de la salud en EEUU y Europa que han ido adoptando estas nuevas concepciones y desarrollando programas de tratamientos que además están en  consonancia con el floreciente campo

de las neurociencias.

 

Otros autores e investigadores dignos de mencionar que han desarrollado y expandido los conceptos

del Dr. Sarno son el Dr. Howard Schubiner en Arizona y el Dr. David Schecter en Los Angeles, ambos

autores de artículos, textos y libros sobre el diagnóstico y tratamiento del SMT.

 

También querría agregar a modo de comentario personal, que además de buscar el alivio del dolor y los síntomas, este tipo de tratamiento complementa enormemente los procesos de auto-conocimiento, psico-terapéuticos y caminos espirituales, ya que con el tiempo y la constancia de la práctica se va logrando una mayor conexión mente-cuerpo y por lo tanto una mayor claridad y auto-conciencia de nuestro mundo interior.

Gracias a esta nueva forma de interpretar el dolor, éste deja de ser un enemigo al que se debe combatir, eliminar o suprimir.

El dolor y los síntomas se convierten desde esta perspectiva en  incansables señalizadores que nos recuerdan a gritos volver a los dos lugares de donde nos solemos perder y/o escapar:  del momento

presente y de nuestro corazón.

 

Sugerimos para una mayor comprensión de este tema leer los libros del Dr. John Sarno:

“Curar el cuerpo, eliminar el dolor”, “La mente dividida” y “Libérese del dolor de espalda”.

Existe material en  con mucha información de calidad en el  sitio oficial sobre SMT:

www.tmswiki.org

 

 

Importante: En todos los casos de padecer dolor u otros síntomas es imprescindible primeramente

realizar un diagnóstico con un médico clínico y/o los médicos especialistas que correspondan para descartar cualquier patología seria que requiera intervenciones orgánicas, como tumores, infecciones, fracturas, etc.

 

Lic. Sebastián Cillo

Kinesiólogo Fisiatra. U.B.A. m.n. 11261

Ex-docente adjunto Universidad Maimónides. Integración Psicosomática y Nuevos Paradigmas

 

 

Para más información escribir a:

•    sebastiancillo@yahoo.com.ar o visitarnos en Facebook:

 

 

•    “RID Resignificación Integrativa del Dolor”

 

Diseño: OMF Studio

 

Resignificación Integrativa del Dolor.

(R.I.D.)

Del dolor físico a la Transformación Interna

¿Porqué érsiste el dolor y los síntomas?

“Salir del laberinto del Dolor”

 

Comprender la relación entre el dolor físico, las emociones y la personalidad

para sanar de raíz.

Lic. Sebastián Cillo

Kinesiólogo Fisiatra U.B.A  M.N 11261

Ex-docente Integración Psicosomática, Universidad Maimónides

 

¿Por qué puede persistir prolongadamente el dolor músculo-esquelético?

 

El dolor crónico músculo-esquelético es en la actualidad un problema que alcanza proporciones epidémicas en todo el mundo.

Aunque constantemente se siguen desarrollando nuevos métodos terapéuticos y costosas tecnologías  diagnósticas, la cantidad de personas que  padecen dolor músculo-esquelético y los trastornos asociados que esto conlleva (depresión, stress, ansiedad, limitación funcional y ausentismo laboral entre otros), van paradójicamente en aumento.

 

Existe sin embargo desde hace más de tres décadas una concepción revolucionaria, aunque aún poco difundida, sobre el origen del dolor crónico.

 

Según el Dr. John Sarno Médico Fisiatra, del Rusk Instiute of Rehabilitation de New York un catedrático que ha investigado el tema durante décadas y tratado con éxito a miles de pacientes, afirma que la mayor parte de los pacientes que padecen de dolor crónico músculo-esquelético como lumbalgias, dolor ciático, cervicalgia, cefalea tensional, dolores articulares inespecíficos, fibromialgia y  dolor de la articulación témporo- mandibular entre otros, padecen en realidad de un trastorno o afección mente-cuerpo (psico-somático) que  denominó (S.M.T) “Síndrome de Miositis Tensional”.

 

En estos casos el dolor persistente no se debería a las causas estructurales a las que suele atribuirse el origen del dolor y que suelen informarse en los estudios por imágenes como radiografías o RMN (Resonancias Magnéticas Nucleares).

 

Para el Dr. Sarno el hallazgo de protrusiones discales en la columna, signos de artrosis, desviaciones moderadas de las curvas (escoliosis, lordosis, asimetrías etc.), rupturas parciales (como las del manguito rotador, meniscos, etc.) y  algunas calcificaciones (espolones y calcificaciones tendinosas) serían hallazgos normales en la mayoría de la población y no constituirían la causa del dolor y tensión que padecen estos pacientes.

 

Esta afirmación está avalada por estudios científicos que mostraron claramente que personas sin dolor lumbar  presentaban protrusiones y herniaciones discales en las Resonancias Magnéticas Nucleares.

La misma falta de co-relación entre el dolor y los hallazgos en estudios por imágenes se demostró entre el dolor lumbar y  signos de artrosis.

 

¿Qué es un trastorno mente-cuerpo?

 

Este es un término que se está comenzando a utilizar en las nuevas corrientes de medicina para dar cuenta de que existen trastornos físicos reales y síntomas que tienen en realidad un origen psicológico (con el cerebro como intermediario), en vez de un origen estructural u orgánico.

 

Actualmente se sabe con certeza que en la persona con dolor crónico (de más de seis meses de duración de forma constante)  se producen alteraciones en el cerebro, implicando áreas emocionales, cognitivas, de memoria y sobre todo áreas que están implicadas en una mayor respuesta de stress.

 

Hoy se puede afirmar con numerosa evidencia científica, que el dolor crónico es un fenómeno multi-dimensional en donde tanto el cerebro, las emociones y dinámicas psicológicas están fuertemente implicadas; estas últimas afectan enormemente  la cantidad y la forma en las que le paciente experimenta su dolor.

 

¿Cuál es entonces el mecanismo que causa el dolor?

 

Para Sarno y su equipo el dolor se debe a una vaso-constricción mediada por el sistema nervioso autónomo (sistema simpático) lo que llevaría a un menor flujo sanguíneo en algunos tejidos como músculos, tendones y hasta nervios, que por esta falta parcial de irrigación  y oxígeno comienzan a doler (o adormecerse si está implicado algún nervio).

 

¿Qué tienen que ver las emociones y los pensamientos en este mecanismo?

 

La explicación psico-somática o mente-cuerpo para este fenómeno es que ante emociones que nos resultan conflictivas o dolorosas de experimentar en nuestra psique, el cerebro decide protegernos de dichas emociones generando  dolor físico y tensión para distraer nuestra atención consciente hacia estos síntomas  y dejar así la emoción conflictiva en el subconsciente.

 

Así por ejemplo, si alguna situación me genera stress como una discusión con mi jefe, probablemente se activen en mí emociones  intensas, muchas veces inconscientes (Sarno enfatiza el enojo o rabia) que pueden prender las alarmas de mis defensas psíquicas y desencadenar este mecanismo de generación de dolor para tapar u ocultar total o parcialmente esas emociones.

Como resultado, posterior o inmediatamente a la “discusión con mi jefe” puedo comenzar a padecer dolor y tensión en mi zona lumbar por ejemplo, sin una causa física concreta.

También suele ser frecuente que los dolores y otros síntomas comiencen un tiempo posterior a eventos traumáticos o muy estresantes en la vida de la persona.

 

 

Pero, …¿el dolor es real?

 

Sí, es real y se manifiesta en el cuerpo.  El SMT es un fenómeno psico-físico que genera tensión en la musculatura y dolor en los tejidos blandos de la zona afectada, pero que no se debería a causas  estructurales subyacentes (artrosis o protrusiones).

El origen está en el cerebro y para Sarno este mecanismo es reversible y la mayoría de las veces curable.

 

 

¿Es un trastorno psicológico?

 

No. Para Sarno este mecanismo es universal. Se da en personas normales, bien adaptadas socialmente, pero que poseen una personalidad característica:

 

•    Son perfeccionistas y muy auto-exigentes;

•    Tienden a complacer siempre a los demás y están muy atentos a la crítica.

•    Internalizan las emociones.

•    Poseen también estándares éticos muy altos y

•    Tienden a pensar y preocuparse mucho por ser efectivos en sus tareas y responsabilidades.

 

Todos estos rasgos de personalidad hacen que  generen altos niveles de stress y un continuo control sobre emociones que se evalúan subjetivamente (y de forma casi automática) como conflictivas o peligrosas de sentir. Esto puede incluir la rabia, la tristeza, la angustia, el miedo, la vergüenza y la culpa entre muchas otras.

 

Para Sarno estas emociones están en el inconsciente y es de su emergencia de la que nos defendemos

con el mecanismo del SMT.

 

 

¿El SMT se expresa sólo como dolor músculo-esquelético?

 

Si bien el dolor es una de las principales expresiones de este síndrome, éste se ve asociado frecuentemente con otras dolencias crónicas que se denominan “Equivalentes de SMT” como:

 

•    gastritis,

•    colon irritable,

•    erupciones cutáneas,

•    fibromialgia (sería una forma severa de SMT)

•    trastornos de ansiedad

•    bruxismo,

•    insomnio

•    migrañas

 

También se consideran equivalentes otros síntomas asociados al stress  como ataques de pánico, depresión, fatiga crónica etc.

Para el Dr. Sarno todas estas dolencias están mediadas por la misma parte del cerebro (hipotálamo y  sistema simpático) y cumplen, al igual que el dolor músculo-esquelético, la misma función de mantener nuestra atención presente lejos de las emociones conflictivas.

 

¿Cuál es el tratamiento?

 

El SMT es un trastorno mente-cuerpo por lo que el tratamiento más efectivo para estos pacientes, cómo fuera comprobando Sarno con los años, es de índole psico-educacional- informativo y requiriendo sólo en casos severos (traumas importantes, depresión asociada, o historia de abuso) psicoterapia en forma simultánea

El Dr. John Sarno tras años de no obtener resultados con los métodos convencionales comenzó a percatarse que cuando se les explicaba el mecanismo subyacente a sus pacientes y se los informaba adecuadamente sobre la verdadera raíz mente-cuerpo de sus afecciones, comenzaban a tener menos dolor; muchos incluso revertían totalmente síntomas de años y hasta décadas de duración.

 

La vuelta al movimiento

 

También gracias a esta psico-educación que Sarno brindaba  a sus pacientes, estos retomaban gradualmente actividades físicas y recreacionales que habían restringido por su dolor constante.

 

Así, como parte fundamental del tratamiento se busca cortar progresivamente  el círculo vicioso del miedo a moverse (llamado técnicamente kinesio-fobia)  en el que suele quedar atrapada la persona padeciente por creer tener un problema  estructural como una hernia discal.

Este círculo vicioso dolor-meido-dolor, podría ponerse en palabras simples:  “si me muevo  menos, se genera más tensión y dolor por mayor rigidez,  por lo que luego me muevo menos, por lo que se genera más tensión y dolor …..  y así sucesivamente.)

 

 

¿Son útiles el masaje, las técnicas manuales, posturales y otros abordajes físicos?

 

En este caso estas técnicas generan un alivio temporal y parcial del dolor, ya que pueden mejorar la irrigación (que se ve disminuida en el SMT) y flexibilizar los tejidos, pero a los pocos días o semanas el dolor retorna o no se termina de ir totalmente.

Recordar que el verdadero origen del dolor es un mecanismo mente-cuerpo y es desde ese ámbito en donde el tratamiento resulta efectivo.

Importante: Si se padece SMT, seguir buscando medios físicos ya sean convencionales o alternativos

para aliviar el dolor sólo refuerza en la persona  la idea de que su problema está en el cuerpo alejándolo de la posibilidad de solucionarlo en el nivel que se genera realmente: (en la mente o interfaz mente-cuerpo)

 

¿Cuáles son las técnicas y herramientas empleadas en el tratamiento?

 

•    Lo primero es realizar el diagnóstico correcto y esto implica ser evaluado por un médico para descartar cualquier patología grave que requiera una intervención médica orgánica cómo tumores, infecciones, fracturas, osteoporosis severa, hernias discales severas, o trastornos auto inmunes (reumáticos).

 

•    Posterior al diagnóstico, se realizan  programas psico-educacionales  que constan de unas seis a ocho semanas de duración.

 

•    Se brinda información que las personas reciben por distintos medios (videos, libros y seminarios explicativos).

 

•    Se diagrama una práctica diaria de escritura terapéutica (Journaling) a través de cuadernos de ejercicios  específicos y  diseñados para trabajar sobre la relación mente-cuerpo y la desactivación de los mecanismos que llevan al SMT.

 

•    Se utilizan herramientas complementarias como Mindfulness, Entrenamiento Autogénico y Relajación Muscular progresiva entre otros,  dependiendo el contexto y el background psico-social del paciente

 

•    Se trabaja en conjunto con psicólogos y psiquiatras que supervisan y evalúan la necesidad de realizar intervenciones o tratamientos  psicoterapéuticos en el caso que se requiera o cuando los síntomas no remiten con el tiempo.

 

Desde que  el Dr. Sarno desarrollara su teoría por la década del ochenta  tratando desde entonces hasta la actualidad  miles de pacientes con éxito, se ha expandido exponencialmente el número de profesionales de la salud en EEUU y Europa que han ido adoptando estas nuevas concepciones y desarrollando programas de tratamientos que además están en  consonancia con el floreciente campo de las neurociencias.

 

Otros autores e investigadores dignos de mencionar que han desarrollado y expandido los conceptos del Dr. Sarno son el Dr. Howard Schubiner en Arizona y el Dr. David Schecter en Los Angeles, ambos autores de artículos, textos y libros sobre el diagnóstico y tratamiento del SMT.

También querría agregar a modo de comentario personal, que además de buscar el alivio del dolor y los síntomas, este tipo de tratamiento complementa enormemente los procesos de auto-conocimiento, psico-terapéuticos y caminos espirituales, ya que con el tiempo y la constancia de la práctica se va logrando una mayor conexión mente-cuerpo y por lo tanto una mayor claridad y auto-conciencia de nuestro mundo interior.

 

Gracias a esta nueva forma de interpretar el dolor, éste deja de ser un enemigo al que se debe combatir, eliminar o suprimir.

El dolor y los síntomas se convierten desde esta perspectiva en  incansables señalizadores que nos recuerdan a gritos volver a los dos lugares de donde nos solemos perder y/o escapar:  del momento presente y de nuestro corazón.

 

Sugerimos para una mayor comprensión de este tema leer los libros del Dr. John Sarno:

“Curar el cuerpo, eliminar el dolor”, “La mente dividida” y “Libérese del dolor de espalda”.

Existe material en  con mucha información de calidad en el  sitio oficial sobre SMT:

www.tmswiki.org

 

 

Importante: En todos los casos de padecer dolor u otros síntomas es imprescindible primeramente realizar un diagnóstico con un médico clínico y/o los médicos especialistas que correspondan para descartar cualquier patología seria que requiera intervenciones orgánicas, como tumores, infecciones, fracturas, etc.

 

 

Lic. Sebastián Cillo

Kinesiólogo Fisiatra. U.B.A. m.n. 11261

Ex-docente adjunto Universidad Maimónides. Integración Psicosomática y Nuevos Paradigmas

 

 

Para más información escribir a:

•    sebastiancillo@yahoo.com.ar o visitarnos en Facebook:

 

 

•    “RID Resignificación Integrativa del Dolor”

 

Diseño: OMF Studio

 

Resignificación Integrativa del Dolor.

(R.I.D.)

Del dolor físico a la Transformación Interna

Lic. Sebastián Cillo

¿Porqué persiste el dolor y los síntomas?

“Salir del laberinto del Dolor”

 

Comprender la relación entre el dolor físico, las emociones y la personalidad

para sanar de raíz.

 

Lic. Sebastián Cillo

Kinesiólogo Fisiatra U.B.A  M.N 11261

Ex-docente Integración Psicosomática, Universidad Maimónides

 

¿Por qué puede persistir prolongadamente el dolor músculo-esquelético?

 

El dolor crónico músculo-esquelético es en la actualidad un problema que alcanza proporciones epidémicas en todo el mundo.

Aunque constantemente se siguen desarrollando nuevos métodos terapéuticos y costosas tecnologías diagnósticas, la cantidad de personas que  padecen dolor músculo-esquelético y los trastornos asociados que esto conlleva (depresión, stress, ansiedad, limitación funcional y ausentismo laboral entre otros), van paradójicamente en aumento.

 

Existe sin embargo desde hace más de tres décadas una concepción revolucionaria, aunque aún poco difundida, sobre el origen del dolor crónico.

 

Según el Dr. John Sarno Médico Fisiatra, del Rusk Instiute of Rehabilitation de New York un catedrático que ha investigado el tema durante décadas y tratado con éxito a miles de pacientes, afirma que la mayor parte de los pacientes que padecen de dolor crónico músculo-esquelético como lumbalgias, dolor ciático, cervicalgia, cefalea tensional, dolores articulares inespecíficos, fibromialgia y  dolor de la articulación témporo- mandibular entre otros, padecen en realidad de un trastorno o afección mente-cuerpo (psico-somático) que  denominó (S.M.T) “Síndrome de Miositis

Tensional”.

 

En estos casos el dolor persistente no se debería a las causas estructurales a las que suele atribuirse el origen del dolor y que suelen informarse en los estudios por imágenes como radiografías o RMN (Resonancias Magnéticas Nucleares).

 

Para el Dr. Sarno el hallazgo de protrusiones discales en la columna, signos de artrosis, desviaciones moderadas de las curvas (escoliosis, lordosis, asimetrías etc.), rupturas parciales (como las del manguito rotador, meniscos, etc.) y algunas calcificaciones (espolones y calcificaciones tendinosas) serían hallazgos normales en la mayoría de la población y no constituirían la causa del dolor y tensión que padecen estos pacientes.

 

Esta afirmación está avalada por estudios científicos que mostraron claramente que personas sin dolor lumbar presentaban protrusiones y herniaciones discales en las Resonancias Magnéticas Nucleares.

La misma falta de co-relación entre el dolor y los hallazgos en estudios por imágenes se demostró entre el dolor lumbar y  signos de artrosis.

 

¿Qué es un trastorno mente-cuerpo?

 

Este es un término que se está comenzando a utilizar en las nuevas corrientes de medicina para dar cuenta de que existen trastornos físicos reales y síntomas que tienen en realidad un origen psicológico (con el cerebro como intermediario), en vez de un origen estructural u orgánico.

 

Actualmente se sabe con certeza que en la persona con dolor crónico (de más de seis meses de duración de forma constante)  se producen alteraciones en el cerebro, implicando áreas emocionales, cognitivas, de memoria y sobre todo áreas que están implicadas en una mayor respuesta de stress.

 

Hoy se puede afirmar con numerosa evidencia científica, que el dolor crónico es un fenómeno multi-dimensional en donde tanto el cerebro, las emociones y dinámicas psicológicas están fuertemente implicadas; estas últimas afectan enormemente  la cantidad y la forma en las que le paciente experimenta su dolor.

 

¿Cuál es entonces el mecanismo que causa el dolor?

 

Para Sarno y su equipo el dolor se debe a una vaso-constricción mediada por el sistema nervioso autónomo (sistema simpático) lo que llevaría a un menor flujo sanguíneo en algunos tejidos como músculos, tendones y hasta nervios, que por esta falta parcial de irrigación  y oxígeno comienzan a  doler (o adormecerse si está implicado algún nervio).

 

¿Qué tienen que ver las emociones y los pensamientos en este mecanismo?

 

La explicación psico-somática o mente-cuerpo para este fenómeno es que ante emociones que nos resultan conflictivas o dolorosas de experimentar en nuestra psique, el cerebro decide protegernos de dichas emociones generando dolor físico y tensión para distraer nuestra atención consciente hacia estos síntomas  y dejar así la emoción conflictiva en el subconsciente.

 

Así por ejemplo, si alguna situación me genera stress como una discusión con mi jefe, probablemente se activen en mí emociones  intensas, muchas veces inconscientes (Sarno enfatiza el enojo o rabia) que pueden prender las alarmas de mis defensas psíquicas y desencadenar este mecanismo de

generación de dolor para tapar u ocultar total o parcialmente esas emociones.

Como resultado, posterior o inmediatamente a la “discusión con mi jefe” puedo comenzar a padecer dolor y tensión en mi zona lumbar por ejemplo, sin una causa física concreta.

También suele ser frecuente que los dolores y otros síntomas comiencen un tiempo posterior a eventos traumáticos o muy estresantes en la vida de la persona.

 

Pero, …¿el dolor es real?

 

Sí, es real y se manifiesta en el cuerpo.  El SMT es un fenómeno psico-físico que genera tensión en la musculatura y dolor en los tejidos blandos de la zona afectada, pero que no se debería a causas estructurales subyacentes (artrosis o protrusiones).

El origen está en el cerebro y para Sarno este mecanismo es reversible y la mayoría de las veces curable.

 

¿Es un trastorno psicológico?

 

No. Para Sarno este mecanismo es universal. Se da en personas normales, bien adaptadas socialmente, pero que poseen una personalidad característica:

 

•    Son perfeccionistas y muy auto-exigentes;

•    Tienden a complacer siempre a los demás y están muy atentos a la crítica.

•    Internalizan las emociones.

•    Poseen también estándares éticos muy altos y

•    Tienden a pensar y preocuparse mucho por ser efectivos en sus tareas y responsabilidades.

 

Todos estos rasgos de personalidad hacen que  generen altos niveles de stress y un continuo control sobre emociones que se evalúan subjetivamente (y de forma casi automática) como conflictivas o peligrosas de sentir. Esto puede incluir la rabia, la tristeza, la angustia, el miedo, la vergüenza y la culpa entre muchas otras.

Para Sarno estas emociones están en el inconsciente y es de su emergencia de la que nos defendemos con el mecanismo del SMT.

 

 

¿El SMT se expresa sólo como dolor músculo-esquelético?

 

Si bien el dolor es una de las principales expresiones de este síndrome, éste se ve asociado frecuentemente con otras dolencias crónicas que se denominan “Equivalentes de SMT” como:

 

•    gastritis,

•    colon irritable,

•    erupciones cutáneas,

•    fibromialgia (sería una forma severa de SMT)

•    trastornos de ansiedad

•    bruxismo,

•    insomnio

•    migrañas

 

 

También se consideran equivalentes otros síntomas asociados al stress  como ataques de pánico, depresión, fatiga crónica etc.

Para el Dr. Sarno todas estas dolencias están mediadas por la misma parte del cerebro (hipotálamo y sistema simpático) y cumplen, al igual que el dolor músculo-esquelético, la misma función de mantener nuestra atención presente lejos de las emociones conflictivas.

 

¿Cuál es el tratamiento?

 

El SMT es un trastorno mente-cuerpo por lo que el tratamiento más efectivo para estos pacientes, cómo fuera comprobando Sarno con los años, es de índole psico-educacional- informativo y requiriendo sólo en casos severos (traumas importantes, depresión asociada, o historia de abuso) psicoterapia en forma simultánea

El Dr. John Sarno tras años de no obtener resultados con los métodos convencionales comenzó a percatarse que cuando se les explicaba el mecanismo subyacente a sus pacientes y se los informaba adecuadamente sobre la verdadera raíz mente-cuerpo de sus afecciones, comenzaban a tener menos  dolor; muchos incluso revertían totalmente síntomas de años y hasta décadas de duración.

 

La vuelta al movimiento

 

También gracias a esta psico-educación que Sarno brindaba a sus pacientes, estos retomaban gradualmente actividades físicas y recreacionales que habían restringido por su dolor constante.

 

Así, como parte fundamental del tratamiento se busca cortar progresivamente  el círculo vicioso del miedo a moverse (llamado técnicamente kinesio-fobia)  en el que suele quedar atrapada la persona padeciente por creer tener un problema  estructural como una hernia discal.

Este círculo vicioso dolor-meido-dolor, podría ponerse en palabras simples:  “si me muevo  menos, se genera más tensión y dolor por mayor rigidez,  por lo que luego me muevo menos, por lo que se genera más tensión y dolor …..  y así sucesivamente.)

 

 

¿Son útiles el masaje, las técnicas manuales, posturales y otros abordajes físicos?

 

En este caso estas técnicas generan un alivio temporal y parcial del dolor, ya que pueden mejorar la irrigación (que se ve disminuida en el SMT) y flexibilizar los tejidos, pero a los pocos días o semanas el dolor retorna o no se termina de ir totalmente.

Recordar que el verdadero origen del dolor es un mecanismo mente-cuerpo y es desde ese ámbito en donde el tratamiento resulta efectivo.

 

Importante: Si se padece SMT, seguir buscando medios físicos ya sean convencionales o alternativos para aliviar el dolor sólo refuerza en la persona  la idea de que su problema está en el cuerpo alejándolo de la posibilidad de solucionarlo en el nivel que se genera realmente: (en la mente o interfaz mente-cuerpo)

 

¿Cuáles son las técnicas y herramientas empleadas en el tratamiento?

 

 

•    Lo primero es realizar el diagnóstico correcto y esto implica ser evaluado por un médico para descartar cualquier patología grave que requiera una intervención médica orgánica cómo tumores, infecciones, fracturas, osteoporosis severa, hernias discales severas, o trastornos auto inmunes  (reumáticos).

 

•    Posterior al diagnóstico, se realizan  programas psico-educacionales  que constan de unas seis a ocho semanas de duración.

 

 

•    Se brinda información que las personas reciben por distintos medios (videos, libros y seminarios explicativos).

 

•    Se diagrama una práctica diaria de escritura terapéutica (Journaling) a través de cuadernos de ejercicios  específicos y  diseñados para trabajar sobre la relación mente-cuerpo y la

desactivación de los mecanismos que llevan al SMT.

 

•    Se utilizan herramientas complementarias como Mindfulness, Entrenamiento Autogénico y Relajación Muscular progresiva entre otros, dependiendo el contexto y el background psico-social del paciente

 

•    Se trabaja en conjunto con psicólogos y psiquiatras que supervisan y evalúan la necesidad de realizar intervenciones o tratamientos  psicoterapéuticos en el caso que se requiera o cuando los síntomas no remiten con el tiempo.

 

Desde que el Dr. Sarno desarrollara su teoría por la década del ochenta  tratando desde entonces hasta la actualidad  miles de pacientes con éxito, se ha expandido exponencialmente el número de profesionales de la salud en EEUU y Europa que han ido adoptando estas nuevas concepciones y desarrollando programas de tratamientos que además están en  consonancia con el floreciente campo de las neurociencias.

Otros autores e investigadores dignos de mencionar que han desarrollado y expandido los conceptos del Dr. Sarno son el Dr. Howard Schubiner en Arizona y el Dr. David Schecter en Los Angeles, ambos autores de artículos, textos y libros sobre el diagnóstico y tratamiento del SMT.

También querría agregar a modo de comentario personal, que además de buscar el alivio del dolor y los síntomas, este tipo de tratamiento complementa enormemente los procesos de auto-conocimiento, psico-terapéuticos y caminos espirituales,  ya que con el tiempo y la constancia de la práctica se va logrando una mayor conexión mente-cuerpo y por lo tanto una mayor claridad y auto-conciencia de nuestro mundo interior.

Gracias a esta nueva forma de interpretar el dolor, éste deja de ser un enemigo al que se debe combatir, eliminar o suprimir.

El dolor y los síntomas se convierten desde esta perspectiva en  incansables señalizadores que nos recuerdan a gritos volver a los dos lugares de donde nos solemos perder y/o escapar:  del momento presente y de nuestro corazón.

 

Sugerimos para una mayor comprensión de este tema leer los libros del Dr. John Sarno:

“Curar el cuerpo, eliminar el dolor”, “La mente dividida” y “Libérese del dolor de espalda”.

Existe material en  con mucha información de calidad en el  sitio oficial sobre SMT:

www.tmswiki.org

 

 

Importante: En todos los casos de padecer dolor u otros síntomas es imprescindible primeramente realizar un diagnóstico con un médico clínico y/o los médicos especialistas que correspondan para descartar cualquier patología seria que requiera intervenciones orgánicas, como tumores, infecciones, fracturas, etc.

 

Lic. Sebastián Cillo

Kinesiólogo Fisiatra. U.B.A. m.n. 11261

Ex-docente adjunto Universidad Maimónides. Integración Psicosomática y Nuevos Paradigmas

 

 

Para más información escribir a:

•    sebastiancillo@yahoo.com.ar o visitarnos en Facebook:

 

 

•    “RID Resignificación Integrativa del Dolor”

 

Diseño: OMF Studio

 

Resignificación Integrativa del Dolor.

(R.I.D.)

Del dolor físico a la Transformación Interna

¿Porqué persiste el dolor y los síntomas?

“Salir del laberinto del Dolor”

 

Comprender la relación entre el dolor físico, las emociones y la personalidad

para sanar de raíz.

 

Lic. Sebastián Cillo

Kinesiólogo Fisiatra U.B.A  M.N 11261

Ex-docente Integración Psicosomática, Universidad Maimónides

 

¿Por qué puede persistir prolongadamente el dolor músculo-esquelético?

 

El dolor crónico músculo-esquelético es en la actualidad un problema que alcanza proporciones epidémicas en todo el mundo.

Aunque constantemente se siguen desarrollando nuevos métodos terapéuticos y costosas tecnologías diagnósticas, la cantidad de personas que  padecen dolor músculo-esquelético y los trastornos asociados que esto conlleva (depresión, stress, ansiedad, limitación funcional y ausentismo laboral entre otros), van paradójicamente en aumento.

 

Existe sin embargo desde hace más de tres décadas una concepción revolucionaria, aunque aún poco difundida, sobre el origen del dolor crónico.

 

Según el Dr. John Sarno Médico Fisiatra, del Rusk Instiute of Rehabilitation de New York un catedrático que ha investigado el tema durante décadas y tratado con éxito a miles de pacientes, afirma que la mayor parte de los pacientes que padecen de dolor crónico músculo-esquelético como lumbalgias, dolor ciático, cervicalgia, cefalea tensional, dolores articulares inespecíficos, fibromialgia y  dolor de la articulación témporo- mandibular entre otros, padecen en realidad de un trastorno o afección mente-cuerpo (psico-somático) que  denominó (S.M.T) “Síndrome de Miositis

Tensional”.

 

En estos casos el dolor persistente no se debería a las causas estructurales a las que suele atribuirse el origen del dolor y que suelen informarse en los estudios por imágenes como radiografías o RMN (Resonancias Magnéticas Nucleares).

 

Para el Dr. Sarno el hallazgo de protrusiones discales en la columna, signos de artrosis, desviaciones moderadas de las curvas (escoliosis, lordosis, asimetrías etc.), rupturas parciales (como las del manguito rotador, meniscos, etc.) y algunas calcificaciones (espolones y calcificaciones tendinosas) serían hallazgos normales en la mayoría de la población y no constituirían la causa del dolor y tensión que padecen estos pacientes.

 

Esta afirmación está avalada por estudios científicos que mostraron claramente que personas sin dolor lumbar presentaban protrusiones y herniaciones discales en las Resonancias Magnéticas Nucleares.

La misma falta de co-relación entre el dolor y los hallazgos en estudios por imágenes se demostró entre el dolor lumbar y  signos de artrosis.

 

¿Qué es un trastorno mente-cuerpo?

 

Este es un término que se está comenzando a utilizar en las nuevas corrientes de medicina para dar cuenta de que existen trastornos físicos reales y síntomas que tienen en realidad un origen psicológico (con el cerebro como intermediario), en vez de un origen estructural u orgánico.

 

Actualmente se sabe con certeza que en la persona con dolor crónico (de más de seis meses de duración de forma constante)  se producen alteraciones en el cerebro, implicando áreas emocionales, cognitivas, de memoria y sobre todo áreas que están implicadas en una mayor respuesta de stress.

 

Hoy se puede afirmar con numerosa evidencia científica, que el dolor crónico es un fenómeno multi-dimensional en donde tanto el cerebro, las emociones y dinámicas psicológicas están fuertemente implicadas; estas últimas afectan enormemente  la cantidad y la forma en las que le paciente experimenta su dolor.

 

¿Cuál es entonces el mecanismo que causa el dolor?

 

Para Sarno y su equipo el dolor se debe a una vaso-constricción mediada por el sistema nervioso autónomo (sistema simpático) lo que llevaría a un menor flujo sanguíneo en algunos tejidos como músculos, tendones y hasta nervios, que por esta falta parcial de irrigación  y oxígeno comienzan a  doler (o adormecerse si está implicado algún nervio).

 

¿Qué tienen que ver las emociones y los pensamientos en este mecanismo?

 

La explicación psico-somática o mente-cuerpo para este fenómeno es que ante emociones que nos resultan conflictivas o dolorosas de experimentar en nuestra psique, el cerebro decide protegernos de dichas emociones generando dolor físico y tensión para distraer nuestra atención consciente hacia estos síntomas  y dejar así la emoción conflictiva en el subconsciente.

 

Así por ejemplo, si alguna situación me genera stress como una discusión con mi jefe, probablemente se activen en mí emociones  intensas, muchas veces inconscientes (Sarno enfatiza el enojo o rabia) que pueden prender las alarmas de mis defensas psíquicas y desencadenar este mecanismo de

generación de dolor para tapar u ocultar total o parcialmente esas emociones.

Como resultado, posterior o inmediatamente a la “discusión con mi jefe” puedo comenzar a padecer dolor y tensión en mi zona lumbar por ejemplo, sin una causa física concreta.

También suele ser frecuente que los dolores y otros síntomas comiencen un tiempo posterior a eventos traumáticos o muy estresantes en la vida de la persona.

 

Pero, …¿el dolor es real?

 

Sí, es real y se manifiesta en el cuerpo.  El SMT es un fenómeno psico-físico que genera tensión en la musculatura y dolor en los tejidos blandos de la zona afectada, pero que no se debería a causas estructurales subyacentes (artrosis o protrusiones).

El origen está en el cerebro y para Sarno este mecanismo es reversible y la mayoría de las veces curable.

 

¿Es un trastorno psicológico?

 

No. Para Sarno este mecanismo es universal. Se da en personas normales, bien adaptadas socialmente, pero que poseen una personalidad característica:

 

•    Son perfeccionistas y muy auto-exigentes;

•    Tienden a complacer siempre a los demás y están muy atentos a la crítica.

•    Internalizan las emociones.

•    Poseen también estándares éticos muy altos y

•    Tienden a pensar y preocuparse mucho por ser efectivos en sus tareas y responsabilidades.

 

Todos estos rasgos de personalidad hacen que  generen altos niveles de stress y un continuo control sobre emociones que se evalúan subjetivamente (y de forma casi automática) como conflictivas o peligrosas de sentir. Esto puede incluir la rabia, la tristeza, la angustia, el miedo, la vergüenza y la culpa entre muchas otras.

Para Sarno estas emociones están en el inconsciente y es de su emergencia de la que nos defendemos con el mecanismo del SMT.

 

 

¿El SMT se expresa sólo como dolor músculo-esquelético?

 

Si bien el dolor es una de las principales expresiones de este síndrome, éste se ve asociado frecuentemente con otras dolencias crónicas que se denominan “Equivalentes de SMT” como:

 

•    gastritis,

•    colon irritable,

•    erupciones cutáneas,

•    fibromialgia (sería una forma severa de SMT)

•    trastornos de ansiedad

•    bruxismo,

•    insomnio

•    migrañas

 

 

También se consideran equivalentes otros síntomas asociados al stress  como ataques de pánico, depresión, fatiga crónica etc.

Para el Dr. Sarno todas estas dolencias están mediadas por la misma parte del cerebro (hipotálamo y sistema simpático) y cumplen, al igual que el dolor músculo-esquelético, la misma función de mantener nuestra atención presente lejos de las emociones conflictivas.

 

¿Cuál es el tratamiento?

 

El SMT es un trastorno mente-cuerpo por lo que el tratamiento más efectivo para estos pacientes, cómo fuera comprobando Sarno con los años, es de índole psico-educacional- informativo y requiriendo sólo en casos severos (traumas importantes, depresión asociada, o historia de abuso) psicoterapia en forma simultánea

El Dr. John Sarno tras años de no obtener resultados con los métodos convencionales comenzó a percatarse que cuando se les explicaba el mecanismo subyacente a sus pacientes y se los informaba adecuadamente sobre la verdadera raíz mente-cuerpo de sus afecciones, comenzaban a tener menos  dolor; muchos incluso revertían totalmente síntomas de años y hasta décadas de duración.

 

La vuelta al movimiento

 

También gracias a esta psico-educación que Sarno brindaba a sus pacientes, estos retomaban gradualmente actividades físicas y recreacionales que habían restringido por su dolor constante.

 

Así, como parte fundamental del tratamiento se busca cortar progresivamente  el círculo vicioso del miedo a moverse (llamado técnicamente kinesio-fobia)  en el que suele quedar atrapada la persona padeciente por creer tener un problema  estructural como una hernia discal.

Este círculo vicioso dolor-meido-dolor, podría ponerse en palabras simples:  “si me muevo  menos, se genera más tensión y dolor por mayor rigidez,  por lo que luego me muevo menos, por lo que se genera más tensión y dolor …..  y así sucesivamente.)

 

 

¿Son útiles el masaje, las técnicas manuales, posturales y otros abordajes físicos?

 

En este caso estas técnicas generan un alivio temporal y parcial del dolor, ya que pueden mejorar la irrigación (que se ve disminuida en el SMT) y flexibilizar los tejidos, pero a los pocos días o semanas el dolor retorna o no se termina de ir totalmente.

Recordar que el verdadero origen del dolor es un mecanismo mente-cuerpo y es desde ese ámbito en donde el tratamiento resulta efectivo.

 

Importante: Si se padece SMT, seguir buscando medios físicos ya sean convencionales o alternativos para aliviar el dolor sólo refuerza en la persona  la idea de que su problema está en el cuerpo alejándolo de la posibilidad de solucionarlo en el nivel que se genera realmente: (en la mente o interfaz mente-cuerpo)

 

¿Cuáles son las técnicas y herramientas empleadas en el tratamiento?

 

 

•    Lo primero es realizar el diagnóstico correcto y esto implica ser evaluado por un médico para descartar cualquier patología grave que requiera una intervención médica orgánica cómo tumores, infecciones, fracturas, osteoporosis severa, hernias discales severas, o trastornos auto inmunes  (reumáticos).

 

•    Posterior al diagnóstico, se realizan  programas psico-educacionales  que constan de unas seis a ocho semanas de duración.

 

 

•    Se brinda información que las personas reciben por distintos medios (videos, libros y seminarios explicativos).

 

•    Se diagrama una práctica diaria de escritura terapéutica (Journaling) a través de cuadernos de ejercicios  específicos y  diseñados para trabajar sobre la relación mente-cuerpo y la

desactivación de los mecanismos que llevan al SMT.

 

•    Se utilizan herramientas complementarias como Mindfulness, Entrenamiento Autogénico y Relajación Muscular progresiva entre otros, dependiendo el contexto y el background psico-social del paciente

 

•    Se trabaja en conjunto con psicólogos y psiquiatras que supervisan y evalúan la necesidad de realizar intervenciones o tratamientos  psicoterapéuticos en el caso que se requiera o cuando los síntomas no remiten con el tiempo.

 

Desde que el Dr. Sarno desarrollara su teoría por la década del ochenta  tratando desde entonces hasta la actualidad  miles de pacientes con éxito, se ha expandido exponencialmente el número de profesionales de la salud en EEUU y Europa que han ido adoptando estas nuevas concepciones y desarrollando programas de tratamientos que además están en  consonancia con el floreciente campo de las neurociencias.

Otros autores e investigadores dignos de mencionar que han desarrollado y expandido los conceptos del Dr. Sarno son el Dr. Howard Schubiner en Arizona y el Dr. David Schecter en Los Angeles, ambos autores de artículos, textos y libros sobre el diagnóstico y tratamiento del SMT.

También querría agregar a modo de comentario personal, que además de buscar el alivio del dolor y los síntomas, este tipo de tratamiento complementa enormemente los procesos de auto-conocimiento, psico-terapéuticos y caminos espirituales,  ya que con el tiempo y la constancia de la práctica se va logrando una mayor conexión mente-cuerpo y por lo tanto una mayor claridad y auto-conciencia de nuestro mundo interior.

Gracias a esta nueva forma de interpretar el dolor, éste deja de ser un enemigo al que se debe combatir, eliminar o suprimir.

El dolor y los síntomas se convierten desde esta perspectiva en  incansables señalizadores que nos recuerdan a gritos volver a los dos lugares de donde nos solemos perder y/o escapar:  del momento presente y de nuestro corazón.

 

Sugerimos para una mayor comprensión de este tema leer los libros del Dr. John Sarno:

“Curar el cuerpo, eliminar el dolor”, “La mente dividida” y “Libérese del dolor de espalda”.

Existe material en  con mucha información de calidad en el  sitio oficial sobre SMT:

www.tmswiki.org

 

 

Importante: En todos los casos de padecer dolor u otros síntomas es imprescindible primeramente realizar un diagnóstico con un médico clínico y/o los médicos especialistas que correspondan para descartar cualquier patología seria que requiera intervenciones orgánicas, como tumores, infecciones, fracturas, etc.

 

Lic. Sebastián Cillo

Kinesiólogo Fisiatra. U.B.A. m.n. 11261

Ex-docente adjunto Universidad Maimónides. Integración Psicosomática y Nuevos Paradigmas

 

 

Para más información escribir a:

•    sebastiancillo@yahoo.com.ar o visitarnos en Facebook:

 

 

•    “RID Resignificación Integrativa del Dolor”

 

Diseño: OMF Studio